El asesino del ajedrez

El asesino del ajedrez - Mercedes Gallego El asesino del ajedrez de Mercedes Gallego es un thriller, una novela policíaca, sobre un asesino en serie “el asesino del ajedrez” así llamado porque apuñala a sus víctimas usando un cuchillo afilado por los dos lados (convirtiéndolo en un puñal) con una figura del juego de ajedrez en el mango. Y por otro motivo que no revelaré ya que vale la pena descubrir los detalles del caso al leerla. Los asesinatos tienen lugar en una Barcelona donde la policía autonómica (els Mossos d´Escuadra) están a punto de ponerse a cargo de las labores que hasta entonces eran competencia de la policía nacional. En ese momento de difícil transición, donde el departamento está medio desmantelado, la labor de investigar los asesinatos cae en manos de la inspectora Ramona Cano, de vida familiar algo peculiar (viuda de un policía, con un hijo estudiando en Irlanda y que vive en una habitación alquilada compartiendo casa con una psicóloga argentina que ya no ejerce de tal y un experto en informático que no sale nunca de casa) y con más experiencia teórica (ha estudiado muchos cursos y está muy cualificada pero no ha llevado muchos casos) que práctica.
La novela que resulta es doblemente fascinante. Por un lado, la investigación y el descubrir quién fue, todo desde la perspectiva de la inspectora (con sus ansiedades, sus dudas, y sus irritaciones personales, incluyendo la preocupación por el futuro de su carrera), y por otro, cómo esto encaja en la vida de una mujer que se ve desbordada por la mezcla de acontecimientos laborales y privados. Aunque ella no está a punto de retirarse, su departamento sí (a regañadientes), y la política interna complica la situación, de forma similar a como en muchas novelas policíacas, un detective a punto de retirarse se ve envuelto en el caso de su carrera, que no puede abandonar.
Cuando la inspectora finalmente pide ayuda (a un psicólogo del departamento que resulta muy útil) y el departamento también lo hace (organizando una operación conjunta con els Mossos) las cosas dan un giro que nos lleva un final que no desmerece en nada el resto de la novela.
Yo soy de Barcelona y eso hace que la novela me interese especialmente, pero no hace falta conocer la ciudad para sentirse intrigado por las pistas y seguir el caso. La autora consigue aunar una novela de misterio y argumento sólido, con personajes psicológicamente complejos y reales, por los que uno no puede dejar de interesarse. Cuando acabé de leer, me quedé con ganas de saber qué les pasará a los personajes. Así que espero con ganas la nueva novela de la autora y la recomiendo encarecidamente a todos.